Cartas de agradecimiento

El gesto de agradecimiento es más importante de lo que parece. Agradecerle a una persona o empresa una oportunidad que nos haya brindado o un servicio que nos haya prestado puede abrirnos muchas puertas. A todos nos gusta que se nos reconozca nuestro trabajo, porque una señal de agradecimiento es un indicador de un trabajo bien hecho.

Modelos de cartas de agradecimiento

Si tu intención dar las gracias por algo a través de una carta, a continuación dispones de distintos modelos y guías de redacción de cartas de agradecimiento. Todas las plantillas están disponibles para descargar de forma gratuita en formato Word, donde podrás rellenarlas con tus datos personales e imprimirlas en pocos minutos.

¿Las cartas de agradecimiento funcionan?

En ocasiones, a lo largo de la vida nos encontramos con personas que destacan por la ayuda que nos prestan. Un ejemplo muy claro son los profesores. Algunos simplemente cumplen con su trabajo, dan la clase y revisan los trabajos, pero hay otros que van un paso más allá y que se involucran de verdad, preocupándose porque cada uno de los alumnos logre aprender de la mejor manera posible. Esto pasa en todos los ámbitos y sectores, y es algo que merece ser reconocido ya solo por educación.

El ser humano necesita reconocimiento social. Cuando alguien nos agradece el trabajo bien hecho pasamos a tener a esa persona en más alta estima, y viceversa. Si reconocemos a un jefe, a un profesor o a un proveedor su trabajo, esa persona va a guardarnos especial cariño, porque hemos sabido identificar y reconocer un buen servicio, frente a otros que no.

Por eso las cartas de agradecimiento son importantes, porque gracias a ellas podemos pasar de ser un cliente más o un alumno más a un cliente destacado, o a un alumno querido, y eso nos coloca en mejor posición que nuestros competidores.

¿Cómo redactar una carta de agradecimiento?

Para redactar correctamente una carta de agradecimiento, hay que tener en cuenta una serie de pasos que nos van a ayudar a transmitir mejor nuestras ideas. En concreto, debemos:

Tener en cuenta a quién va a ir destinada

No es lo mismo enviar una carta de agradecimiento a una persona con la que tenemos mucha confianza que a una persona a la que conocemos desde hace poco, y lo mismo pasa si el destinatario es una empresa y no una persona física. Por tanto, antes de redactar debemos definir el perfil del destinatario, para así utilizar un lenguaje más formal o un lenguaje más coloquial y cercano.

Debe ser humana y personalizada

De nada sirve enviar una carta estándar donde no se destaque nada de los rasgos del destinatario. Las cartas de agradecimiento deben ser personalizadas, donde se refleje claramente que están redactadas solo para esa persona, destacando sus cualidades, los servicios prestados, sus rasgos…

También es conveniente introducir anécdotas vividas con el destinatario, donde se refleje alguna de sus cualidades, o incluso darle a la carta un toque de humor en determinados párrafos.

Debe expresar los motivos de la misma

El receptor debe tener claro cuál es la finalidad de la carta, y para ello debemos ser explícitos en los motivos que nos han llevado a agradecer el servicio prestado. Debemos utilizar un lenguaje claro y directo, que no de lugar a ambigüedades o a malentendidos, para que el receptor pueda interpretar el mensaje sin demasiada dificultad.

Muéstrate disponible

Además de dar las gracias, también es aconsejable que te muestres disponible para el receptor, por si necesitase algo en lo que pudieses ayudarle. Esto es algo muy interesante, dado que ofreciendo tu ayuda estás abriendo camino hacia posibles futuras colaboraciones.

Deja un comentario