Cartas de recomendación

¿Necesitas emitir o solicitar una carta de recomendación específica? Si es así aquí ponemos a tu disposición distintos modelos de plantillas y guías para que puedas descargar, rellenar y redactar una carta de recomendación que se ajuste a tus necesidades particulares. El funcionamiento es simple, pincha en el modelo que necesites, descárgalo en formato Word y rellénalo a tu gusto.

Modelos de Cartas de Recomendación

Consejos para redactar una Carta de Recomendación

Aunque hay muchos tipos de cartas de recomendación, todas ellas siguen un patrón común, por lo que si manejamos bien los pasos necesarios podemos redactar perfectamente cualquier carta, ya sea de recomendación personal, vecinal, académica…

En concreto, para redactar una carta de recomendación eficiente y efectiva de cara al destinatario, se debe:

Utilizar un lenguaje legible

Más vale ser directo que ser ambiguo. Está bien darle un toque de elegancia al texto, pero sin pasarse con palabras rimbombantes que puedan llegar a aburrir al receptor. El mensaje ha de ser claro y fácil de entender, sin caer en rodeos ni en cosas que no interesan a la otra parte.

Debe ser redactada y firmada por una persona con cierta autoridad

Para que una recomendación sea fiable lo mejor es conseguir que sea firmada por una persona con la máxima autoridad posible en el sector profesional de que se trate. Cuanto más reconocimiento profesional tenga el emisor o la empresa que la firma, más va a ser tenida en cuenta por los destinatarios, especialmente si se trata de una recomendación laboral.

Que transmita positivismo

El optimismo es uno de los motores más importantes del ser humano. El poder de la carta radica precisamente en su capacidad para persuadir al lector. Uno de los objetivos de la carta debe ser transmitir optimismo y motivación, de modo que el lector quede con un buen sabor de boca al acabar de leerla. Eso sí, sin caer en mentiras o burdas manipulaciones.

Las anécdotas ayudan

Lo que se busca es que la carta sea creíble, y para ello una buena técnica es introducir alguna anécdota interesante donde el trabajador haya mostrado sus cualidades personales y profesionales. Por ejemplo, ese momento donde el trabajador tomó una decisión urgente que ayudó a la empresa a salir de un problema.

Ten siempre en cuenta a quién va dirigida

No todas las cartas de recomendación tienen el mismo objetivo, por eso hay que tener en cuenta qué es lo que se pretende conseguir con la misiva. Si el objetivo es obtener ayuda económica la carta ha de enfocarse en explicar y convencer sobre la situación de necesidad, mientras que si el objetivo es ser admitido como estudiante la carta deberá enfocarse en mostrar las aptitudes del solicitante.

No te pases de largo

Está más que demostrado que una carta o un currículum demasiado extenso resta más de lo que suma. Al redactar, céntrate en conseguir que la carta sea breve, a poder ser de no más de una hoja, y explicativa, donde se transmita todo lo que se necesita comunicar, sin que sobren palabras.

Otros modelos que te pueden interesar:

No se han encontrado entradas.

Deja un comentario